1-800-HRT-2HRT wpmgr@flcard.com

Prueba de Esfuerzo Nuclear

[vc_row inner_container=”true” no_margin=”true” padding_top=”0px” padding_bottom=”0px” border=”none”][vc_column width=”1/2″][/vc_column][vc_column width=”1/2″]

Prueba de Esfuerzo Nuclear


Una prueba de esfuerzo nuclear mide el flujo sanguíneo al músculo cardíaco en reposo y durante el estrés en el corazón. Se realiza de manera similar a una prueba de esfuerzo con ejercicio de rutina, pero proporciona imágenes que pueden mostrar áreas de bajo flujo sanguíneo a través del corazón y áreas de músculo cardiaco dañado.

Una prueba de esfuerzo nuclear normalmente consiste en tomar dos pares de imágenes del corazón – un par durante una prueba de esfuerzo, mientras que usted está haciendo ejercicio en una caminadora o bicicleta estacionaria, o con la medicación que agita su corazón, y otro par mientras estás en reposo. Una prueba de esfuerzo nuclear se utiliza para recopilar información acerca de lo bien que funciona su corazón durante la actividad física y en reposo.

[/vc_column][/vc_row][vc_row inner_container=”true” no_margin=”true” padding_top=”0px” padding_bottom=”0px” border=”none”][vc_column width=”1/1″]

Se le puede dar una prueba de esfuerzo nuclear si su médico sospecha que usted tiene enfermedad de la arteria coronaria u otro problema del corazón, o si una prueba de esfuerzo por sí sola no era suficiente para determinar la causa de síntomas como dolor en el pecho o dificultad para respirar. Una prueba de esfuerzo nuclear también se puede recomendar el fin de orientar su tratamiento si usted ya ha sido diagnosticado con una enfermedad del corazón.

¿Por qué se hace? El médico puede recomendar una prueba de esfuerzo nuclear para:

  • Diagnosticar una enfermedad arterial coronaria. Las arterias coronarias son los vasos sanguíneos que suministran sangre a su corazón, oxígeno y nutrientes. La enfermedad coronaria es una condición que se desarrolla cuando estas arterias se dañan o enferman – por lo general debido a una acumulación de depósitos llamados placas. Si tiene síntomas tales como falta de aliento o dolor en el pecho, una prueba de esfuerzo nuclear puede ayudar a determinar si están relacionados con la enfermedad arterial coronaria.
  • Mirar el tamaño y forma de su corazón. Las imágenes de una prueba de esfuerzo nuclear pueden mostrar a su médico si su corazón está agrandado y puede medir la función de bombeo (fracción de eyección) de tu corazón.
  • Guiar el tratamiento de trastornos del corazón. Si ya ha sido diagnosticado con la enfermedad arterial coronaria, arritmias u otra afección cardíaca, una prueba de esfuerzo nuclear puede ayudar a su médico a determinar qué tan bien está funcionando el tratamiento para aliviar sus síntomas. También se puede utilizar para ayudar a establecer el tratamiento adecuado mediante la determinación de un plan de ejercicio que su corazón pueda resistir.

Riesgos Una prueba de esfuerzo nuclear es generalmente segura, y las complicaciones son poco frecuentes.
Pero, como con cualquier procedimiento médico, puede conllevar a ciertas complicaciones.

Las complicaciones potenciales incluyen:

  • Reacción alérgica.  Es posible que usted sea alérgico al tinte radioactivo que se inyecta en una vena de la mano o el brazo durante una prueba de esfuerzo nuclear.
  • Presión arterial baja.  La presión arterial puede disminuir durante o inmediatamente después del ejercicio y causar mareos. Por lo general desaparece cuando se deja de hacer ejercicio.
  • Los ritmos cardíacos anormales (arritmias). Las arritmias provocadas por una prueba de esfuerzo por lo general desaparecen poco después de dejar de hacer ejercicio. Las arritmias potencialmente mortales son raras y ocurren generalmente en personas con enfermedad cardíaca grave.
  • Ataque al corazón (infarto de miocardio). Aunque es muy raro, es posible que una prueba de esfuerzo nuclear pueda causar un ataque cardíaco.
  • Sensación de sofoco o dolor en el pecho. Estos síntomas pueden ocurrir cuando se le da un medicamento para agitar su corazón si no es capaz de hacer ejercicio adecuadamente. Estos síntomas son generalmente breves, pero infórmele a su médico si los experimenta.

Como prepararseSe le puede pedir que no coma, ni beba, ni fume durante dos horas antes de una prueba de esfuerzo nuclear. Usted puede tomar sus medicamentos como de costumbre, a menos que su médico le diga lo contrario. Si utiliza un inhalador para el asma u otros problemas respiratorios, tráigalo con usted a la prueba. Asegúrese que su doctor y el personal de equipo médcio sepan que usted usa un inhalador.

Use o traiga ropa cómoda para la prueba de esfuerzo.

Lo que puede esperarCuando llegue a su prueba nuclear de esfuerzo, su médico le preguntará sobre su historia clínica y la frecuencia con que hace ejercicio. Esto ayuda a determinar la cantidad de ejercicio que es apropiado para usted durante la prueba de esfuerzo.

Durante una prueba de esfuerzo nuclear Antes de comenzar la prueba, un miembro del equipo médico le pondrá parches adhesivos (electrodos) en el pecho, las piernas y los brazos. Los electrodos están conectados por cables a un electrocardiograma (ECG o EKG) de la máquina. El electrocardiograma registra las señales eléctricas que desencadenan sus latidos. Un medidor de presión arterial se coloca en el brazo para comprobar la presión arterial durante la prueba.

Si no es capaz de hacer ejercicio adecuadamente, es posible que le inyecten un medicamento que aumenta el flujo de sangre al músculo del corazón – la simulación de ejercicio – para la prueba.

Luego, comienza a caminar en el caminador o a pedalear en la bicicleta estacionaria lentamente. Como avanza la prueba, la velocidad y la inclinación de la cinta aumentan. El caminador trae una baranda que puede utilizar para mantener el equilibrio, pero sin aferrarse a ella con fuerza, ya que puede sesgar los resultados de la prueba. En una bicicleta estacionaria, la resistencia aumenta a medida que avanza la prueba, haciendo que sea más difícil pedalear.

La duración de la prueba depende de su estado físico y los síntomas. El objetivo es hacer que su corazón trabaje duro por alrededor de ocho a 12 minutos con el fin de monitorear su funcionamiento. Se continúa con el ejercicio hasta que su ritmo cardíaco haya alcanzado un objetivo establecido, hasta que presente síntomas que no le permitan seguir, o hasta que se detecten ciertas anomalías, que incluyen:

  • Dolor moderado o severo en el pecho
  • Falta de respiración
  • Presión arterial anormalmente alta o baja
  • Un ritmo cardíaco anormal
  • Mareo

Usted puede detener la prueba en cualquier momento si se siente demasiado incómodo para continuar haciendo ejercicio.

La inyección de colorante Una vez que haya alcanzado su máximo nivel de ejercicio, un tinte radiactivo llamado talio o sestamibi (Cardiolite) se inyecta en el torrente sanguíneo a través de vía intravenosa, generalmente en la mano o el brazo. Esta sustancia se mezcla con la sangre y viaja a su corazón. Un escáner especial similar a una máquina de rayos X – que detecta el material radiactivo en su corazón – crea imágenes de su músculo cardíaco. Flujo sanguíneo inadecuado a cualquier parte de tu corazón se mostrará como un punto de luz en las imágenes ya que no mucho del medio de contraste radioactivo esta llegando hasta ahí.

Después de hacer ejercicio, se le pedirá que descanse de dos a cuatro horas. Durante este tiempo, no debe comer ni beber nada o realizar actividades agotadoras. Después de este tiempo, se tomarán una segunda serie de imágenes de su corazón mientras permanence acostado en una mesa de examen.

Una vez más, un técnico le inyectará medio de contraste radioactivo por vía intravenosa y tomará imágenes de su corazón. Este segundo conjunto de imágenes le permitirá a su médico comparar el flujo de sangre a través de su corazón mientras usted está haciendo ejercicio y en reposo.

Después de una prueba de esfuerzo nuclear Cuando su prueba nuclear de esfuerzo se ha completado, puede regresar a sus actividades normales durante el resto del día.


[/vc_column][/vc_row]